El diseñador industrial egresado será capaz de proyectar y desarrollar objetos o productos manufacturados en serie de acuerdo a requerimientos medioambientales, socioculturales y económico-productivos, identificados en el sujeto y el contexto, adquiriendo las siguientes competencias:

 Diseñar objetos que satisfagan necesidades humanas determinadas de manera creativa e innovadora.
 Analizar los aspectos morfológicos, funcionales, socioeconómicos, culturales y medioambientales relacionados con el objeto a diseñar, aplicando metodologías e integrándolos al proceso de diseño.
 Comprender y aplicar los factores físicos y cognitivos del sujeto mediante la interacción entre este y el objeto.

 Conocer y considerar aspectos productivos (materiales, procesos de manufactura y costos) para proponer soluciones constructivas del producto diseñado.

 Comunicar los resultados del proceso de diseño de manera eficiente a través de medios bidimensionales (bocetos, ilustraciones, planos constructivos, modelos virtuales) y tridimensionales (modelos, simuladores y prototipos) con el fin de llevarlos a la siguiente fase dentro del ciclo productivo.