En Baja California, los ámbitos ocupacionales más importantes en la práctica del arquitecto son el diseño arquitectónico y la construcción. En complemento a esto, cada vez adquieren mayor relevancia los aspectos relacionados con la administración, la planeación y el diseño urbano, la valoración y rescate del patrimonio edificado, el diseño bioclimático, la calidad del medio ambiente y los avances tecnológicos, tanto en lo que se refiere a materiales y sistemas constructivos novedosos como en programas informáticos. Esta situación, que define el perfil de profesional a formarse en la Facultad de Arquitectura de la UABC, conlleva la adquisición de competencias profesionales que permitirán desarrollar y llevar a cabo con éxito la actividad del arquitecto.

Este plan, basado en el Modelo por Competencias Profesionales, consta de un total de 350 créditos, distribuidos en las tres etapas de formación: Básica, Disciplinaria y Terminal, así como un programa de prácticas profesionales con valor de 15 créditos y servicio social dividido en dos etapas. Las etapas de formación están conformadas por 42 unidades de aprendizaje obligatorias que representan un 80% y optativas que aunadas a las estancias de laboratorio representan el 20% de flexibilidad. Además posibilita la realización de proyectos de vinculación con sectores externos que otorgarían créditos en asignaturas asociadas y/o en otras actividades académicas.

Un aspecto relevante de esta estructura curricular lo constituyen las áreas de conocimiento, que desde el punto de vista académico obedecen al agrupamiento de los conocimientos de la disciplina, lo cual permite un mejor seguimiento y calidad durante el proceso de adquisición de las competencias y una adecuada integración tanto vertical como horizontal en la estructura curricular, de manera específica en relación con el eje rector representado por el área de diseño, ya que su estructura continua permite que los conocimientos provenientes de las demás asignaturas se vayan integrando en los ejercicios de diseño que se realizan en cada etapa de formación.

Áreas de conocimiento

El Plan de Estudios está integrado por cinco áreas de conocimiento: Diseño, Humanidades, Comunicación visual, Tecnología y Urbanismo. Estas áreas de conocimiento tienen correspondencia directa con las competencias profesionales que puede desarrollar y demostrar el arquitecto, las que a su vez expresan de manera intrínseca su perfil de egreso. Por otro lado, para la conformación de un perfil de egreso integral, a través de cada unidad de aprendizaje el profesor incorpora los conceptos y criterios sobre los valores éticos requeridos en el ejercicio profesional.

  • Diseño. Conforma el eje rector de la Licenciatura en Arquitectura. En la etapa básica, el alumno desarrolla ejercicios aplicando las herramientas fundamentales de la composición o lenguaje formal del diseño; en la etapa disciplinaria, los desarrolla ya enfocado a la forma y el espacio arquitectónico involucrando gradualmente variables tales como el programa de necesidades, los elementos del medio físico, los materiales y sistemas constructivos, requerimientos estructurales y de instalaciones y las implicaciones del contexto urbano, resolviendo temas de diversos géneros arquitectónicos e incrementando progresivamente los niveles complejidad. Finalmente, en la etapa terminal desarrolla proyectos de índole urbano-arquitectónico integrando todas las variables que definen al objeto arquitectónico, bajo un proceso metodológico que culmina con la producción de información para ejecución en obra. En todos los casos, el alumno debe asumir la realización de la actividad proyectual con espíritu de creatividad, sentido estético, objetividad, visión crítica, compromiso social y disposición al trabajo en equipo.
  • Humanidades. Constituye el fundamento para la actividad proyectual analizando el fenómeno arquitectónico a través del tiempo en sus condiciones psicológicas y socioculturales. Para tal efecto, se involucra en el estudio de los grandes episodios de la historia de la arquitectura, su relación con los sujetos que la producen y habitan, y las relaciones con otros fenómenos humanos y con el medio ambiente. Además, desde la perspectiva teórica, estudia el objeto arquitectónico considerando las nociones que lo definen como componente esencial de la cultura material en tanto conjunto de espacios habitables que satisfacen necesidades humanas, su relación con el medio ambiente, los aspectos de lenguaje arquitectónico y significado. A través de esta área, el alumno refuerza su sentido de pertenencia e identidad, así como su visión crítica de la realidad y compromiso con la sociedad.
  • Comunicación visual. En esta área el alumno produce información visual como medio de comunicación de sus proyectos en todas las fases que comprende su proceso de realización, a través del manejo de los elementos de expresión gráfica de objetos urbano-arquitectónicos que permitan su correcta interpretación en distintas modalidades de proyección (ortogonal, cónica, axonométrica), dibujos de proyecto ejecutivo, modelos a escala y mediante el uso de técnicas tradicionales y/o digitales. Esto a través de unidades de aprendizaje tales como el Dibujo, Geometría Descriptiva, Técnicas de Representación y Dibujo asistido por computadora. En esta área el alumno refuerza la creatividad y sentido estético, así como valora la claridad y precisión en el manejo de la información visual.
  • Tecnología. En el área de Tecnología, el alumno adquiere los conocimientos, habilidades y destrezas sobre los procesos materiales, técnicos y administrativos que permiten la realización de una obra arquitectónica, a través de unidades de aprendizaje sobre estructuras, materiales y sistemas constructivos, procedimientos de construcción e instalaciones, para posteriormente aplicarlos en el desarrollo de proyectos ejecutivos. Destacan la presencia de unidades de aprendizaje relacionadas con estrategias de adecuación al medio ambiente y manejo eficiente de la energía, así como de orden administrativo, como medio para dar factibilidad a las propuestas, al entender que éstas deben ser programadas, organizadas y controladas desde su gestación hasta su materialización. En esta área se promueve en el alumno la conciencia de que toda obra arquitectónica debe ser técnica y económicamente factible, así como fomentarle una visión objetiva, responsabilidad profesional, respeto al medio ambiente, actitud emprendedora y espíritu de liderazgo.
  • Urbanismo. En el área de Urbanismo el alumno incorpora en la actividad proyectual los elementos de la composición urbana y su metodología, haciendo evidentes los niveles de acción del arquitecto que van desde la planificación hasta el diseño urbano. Para tal efecto estudia y aplica los fundamentos teórico-metodológicos de estas áreas disciplinares, así como sus nuevas tendencias, contribuyendo de manera integral al análisis y evaluación de la problemática de las ciudades para generar propuestas arquitectónicas que se integren al tejido urbano de acuerdo a las necesidades sociales-económicas y ambientales, y con base en la normatividad urbana existente.

Etapas de formación

  • Etapa Básica (Tronco Común). En la etapa básica, se desarrollan las competencias básicas que debe tener todo estudiante cuyo eje rector de su carrera sea el diseño, mediante la adquisición de conocimientos de las diferentes disciplinas, integrando las unidades de aprendizaje contextualizadoras, técnicas y metodológicas, esenciales para la formación del estudiante; promoviendo con ello la integración de un repertorio básico de conocimientos, habilidades, destrezas y valores para las siguientes etapas de su formación. En esta etapa se proporciona al estudiante una base formativa de carácter multidisciplinario para el aprendizaje del diseño, entendido como actividad común a la arquitectura, al diseño gráfico y al diseño industrial.

    En esta etapa se proporciona al estudiante una base formativa de carácter multidisciplinario para el aprendizaje del diseño, entendido como actividad común a la arquitectura, al diseño gráfico y al diseño industrial. Consta de 14 unidades de aprendizaje con un total de 86 créditos obligatorios y 6 créditos optativos.

    • Competencia de la Etapa Básica. Integrar los principios y criterios básicos del diseño, mediante la aplicación de los conocimientos teórico-metodológicos e instrumentales contextualizadores, esenciales para comprender las implicaciones humanas, técnicas y estéticas en los objetos productos del diseño, desarrollando la habilidad compositiva con sentido crítico, espíritu creativo y sensibilidad estética.
  • Etapa Disciplinaria En esta etapa el estudiante tiene la oportunidad de conocer, profundizar y enriquecerse de los conocimientos teórico-metodológicos y técnicos, orientados a un aprendizaje genérico de la profesión de arquitecto, y desarrollará además, valores, destrezas y habilidades para la siguiente etapa de su formación. Es factible que durante esta etapa los alumnos participen en programas de movilidad e intercambio estudiantil.

    Esta etapa se compone de 24 unidades de aprendizaje con un total de 142 créditos obligatorios y 26 créditos optativos, entre los que se puede incluir las actividades académicas en la modalidad de ayudantía de Laboratorio con un valor hasta de 9 créditos.

    • Competencia de la Etapa Disciplinaria. Resolver problemas de creciente complejidad temática y programática inherentes a la disciplina arquitectónica, a través de la aplicación gradual de conocimientos y habilidades teórico-prácticas de las áreas de conocimiento que convergen en la actividad proyectual como la teoría del diseño, la historia, la aplicación tecnológica-estructural, la representación gráfica y la adecuación al medio físico, para desarrollar la capacidad de creación de espacios urbano-arquitectónicos que resuelvan problemas de habitabilidad relacionados a requerimientos funcionales, expresivos, constructivos y ambientales, con objetividad, espíritu creativo y sentido crítico.
  • Etapa Terminal Se plantea al final del programa reforzando los conocimientos teórico-prácticos específicos de la carrera. En esta etapa se incrementan los trabajos prácticos y se propicia la vinculación del alumno con el sector productivo, explorando las distintas orientaciones a través de la integración y aplicación de los conocimientos y habilidades adquiridas, para poder distinguir los aspectos relevantes de las técnicas y procedimientos en la solución de problemas específicos del campo profesional. Esta etapa consta de un período de dos semestres con un total de 73 créditos, de los cuales 37 son obligatorios y 36 optativos. Además incluye el Programa de Prácticas Profesionales con valor de 15 créditos y los Proyectos de Vinculación con un valor mínimo de 2 créditos optativos.
    • Competencia de la Etapa Terminal. Realizar proyectos de índole urbano-arquitectónica, a través de integrar y aplicar los conocimientos y habilidades teórico-metodológicas urbanas, de expresión gráfica y técnicas, integrándose en equipos, con ética, objetividad, espíritu de liderazgo y creatividad, para generar propuestas congruentes con las necesidades sociales de habitabilidad y adecuadas al medio ambiente.